Colección de coches en miniatura

Entrevista a_José Turrión

José Turrión nació en 1924, y desde los 14 años entró a trabajar en un taller de automóviles, hasta los 20 años que tuvo que hacer el servicio militar, sin embargo, allí también le tocó estar cerca de los coches, ya que le enseñaron a conducir en una mañana y a partir de ahí era el encargado de uno de los coches.

Tras la mili, volvió al taller hasta que se jubiló.

Al jubilarse, después de toda la vida trabajando en un taller mecánico, no sabía que hacer por lo que decidió buscarse un hobbie, de lo que siempre le había apasionado, los coches. Pero en para poder realizarlo en casa, lo tuvo que hacer en miniatura.

Desde entonces, ha realizado miles de piezas, para su colección particular de un total de 54 automóviles, hasta 1992, cuando se murió su mujer y no le quedaron ganas para seguir trabajando en esta afición.

Todos los coches están realizados a mano, a base de tijeras, sierras, martillos y como dice el “mucha lima”, ya que tenía que dar forma a las piezas y pulir muy bien las piezas para un acabado impecable. Le gusta la perfección, por ello se detiene en cada detalle, todos los coches se pueden desarmar, se abren todas las puertas, tienen maletero, se encienden las luces, incluso les pone un motor con ventilador. Para escoger los automóviles, compraba las revistas de “Motor Clásico”, y siempre buscaba los modelos de los años entre 40 y 60, que son los que más le apasionan, y a partir de las fotografías, tomaba las medidas y las formas de cada pieza, para escalarlo

De todas las piezas, la que siempre le costaba realizar era la parrilla. Nunca dejó de hacer ningún coche, cuando las piezas no salían como quería, le daba vueltas y vueltas, incluso durmiendo, hasta que conseguía la fórmula para poder realizarla. Es muy exigente, incluso cuando tenía algún coche terminado, si no le gustaba, volvía a empezar.

El primero que realizó fue un Renault del año 22, y a partir de ahí, no pudo parar, queriendo hacer cada modelo mejor que el anterior. De los que más le costó realizar, fue un Bugatti, de los años 30. Y sin embargo, nos dice que el que más gusta, es uno que según José, le costó muy poco hacerlo, un camión de bomberos, similar al que está expuesto en el Museo de Historia de la Automoción de Salamanca, donde José también ha expuesto sus coches, en varias ocasiones.

El último, (el que tiene en la mano) cierra una colección, de 54 coches en total, donde se ve el trabajo delicado y con mucho cariño de José Turrión.

2018-05-16T15:52:43+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Llámenos
Ubicación