El día a día del Trabajo Social

María Martín Blázquez_Trabajadora Social de Residencial la Vega

 

Soy María, y soy la Trabajadora Social de la Residencia “La Vega”. Y os voy a contar un poquito cuáles son mis funciones aquí en el centro.

Mi objetivo principal es velar por los derechos de los residentes del centro  y garantizar su calidad de vida. Decir esto, soy consciente de que es abarcar mucho y por eso os lo voy a explicar un poco más detallado a través de las siguientes funciones

Funciones destacables

  • En primer lugar, soy el primer contacto de la residencia, ya que doy la información sobre el centro, cuando vienen a preguntar o llaman por teléfono. Cuando preguntan por los servicios que tenemos, nuestro funcionamiento o la disponibilidad, y cuando la idea les convence y deciden traer aquí a su familiar. Por lo que en este punto la coordinación con la dirección del centro es indispensable.
  • Estoy presente en todo el proceso de la adaptación al centro, junto con mi compañera, la psicóloga principalmente, pero también con todo el equipo. Desde el recibimiento, el acompañamiento a la habitación, la presentación del equipo más cercano a ellos, también de sus compañeros de habitación y demás, y todo un seguimiento que se realiza también junto con las gobernantas, para velar porque los primero días estén lo más cómodos posible.
  • En este momento también es importante para el residente y su familia conocer bien las características del centro, por lo que los primeros días se firma el contrato con ellos y se les explican también las condiciones y se aclaran todas las dudas que les pueda surgir.
  • Se realiza un diagnóstico social a través de una entrevista con el residente y con su familia que busca analizar al usuario con la finalidad de fomentar la integración y participación en la vida del centro. Para esto es muy importante el trabajo en equipo con la animadora, la terapeuta, la musicoterapeuta, el equipo de fisioterapia… para que entre todos el usuario vaya cogiendo una rutina y ocupe su tiempo. Así como para plantear y poner en marcha diferentes actividades o ideas diferentes para darles una gran oferta a la que puedan optar.
  • Otra de mis funciones es asesorar en las gestiones relacionadas con ayudas públicas y en su tramitación (desde pensiones, ayudas de la junta de Castilla y León, la dependencia, la discapacidad, ayudas protésicas, subvenciones, incapacitaciones, tutelas…), siempre buscando garantizar los derechos del usuario.
  • Además, intento figurar como mediadora en el centro, no sólo con los familiares, sino también entre los mismos profesionales que conforman el equipo multidisciplinar e interdisciplinar, intentando buscar consenso entre todos, velando por el interés del residente.

Me gusta estar siempre en contacto directo con los auxiliares del centro, para mí  son fundamentales y quiero darles el valor que se merecen en todo el proceso de la estancia de los residentes en el centro.

Y muy importante, estando SIEMPRE en contacto directo con los auxiliares del centro. A los cuales aprovecho ya para mencionar, ya que son la clave de todo el proceso, y por supuesto la base del centro. Son las personas que están a diario y a todas horas con los residentes, son sus confidentes, su persona de referencia, quienes más les conocen y quienes se encargan de proporcionarles la mejor atención y cuidado. Por tanto, para mí también son fundamentales y quiero darles el valor que se merecen en todo el proceso de la estancia de los residentes en el centro.

Y también, por supuesto,  la importancia que tienen para que yo pueda acceder más fácilmente a sus necesidades y entre todos podamos aportar las medidas necesarias para conseguir su bienestar.

Así como también, servirles de apoyo en diferentes ocasiones, en las que puedan necesitarlo.

  • Otra de mis funciones es Escuchar, escuchar mucho… practicar la escucha activa, la empatía, la proximidad.. dedicarles tiempo a los residentes y a las familias y dejarles que me cuenten… a veces temas importantes o que le preocupan, o a veces anécdotas de vida… todo lo que necesiten, pero que les haga sentirse mejor o simplemente tener a alguien con quien poder hablar, tener a alguien de confianza.
  • Y por último, y es una de las facetas más difíciles de este trabajo, es estar presente en momentos difíciles para ellos o para las familias, mostrándoles apoyo y ofreciéndoles el soporte adecuado en cada caso.

Conclusión

En general, podría decirse que mi labor es apoyar, informar y orientar tanto a nuestros usuarios como a los familiares, pero en verdad es mucho más que eso.

Ser Trabajador Social en una residencia es algo más que un trabajo, es una forma de vida. Adquieres un compromiso, y te involucras de tal modo con ellos… ( aunque en el día a día no seas ni consciente de ello) … pero al final vives inmerso en la vida de los residentes, pasas de ser espectador a ser actor, y al igual que yo, todo el equipo… formamos parte de su vida al igual que los mayores pasan a ser protagonistas en las nuestras.

Actualmente,  que todo lo referente a este campo, se asocia a lo negativo.. en las residencias vivimos un “mundo pequeño” en el que los más mayores nos llenan de experiencia, sabiduría y ganas vivir… De todos ellos se aprende y tratamos, dentro de nuestras posibilidades, que ellos sigan aprendiendo también y conserven la mayor autonomía posible.

2018-04-03T10:17:14+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Llámenos
Ubicación