Los ojos que no hablan

Julián Gómez_Recepcionista de Residencial la Vega

Bienvenidos a Residencial la Vega, desde nuestro departamento les damos la bienvenida y les invitamos a que conozcan un poco lo que es una parte de nuestro trabajo diario.

Nosotros somos lo primero que ustedes ven al entrar en nuestro centro, somos su primera impresión y la punta de lanza del trato que ustedes y sus familiares, como usuarios, van a recibir del resto de trabajadores de nuestro centro residencial. A veces somos invisibles, la mayoría de las veces no determinantes, pero casi siempre necesarios.

“Somos a los primeros que veis, los que os dan la bienvenida y los que os guiarán hasta vuestros familiares o hacia la información que deseáis”

Una de nuestras labores más importantes es tener un control exhaustivo de los familiares y visitantes que día a día nos acompañan. Una labor silenciosa y, a veces, difícil de cumplir, pues son muchas y variadas las consignas y peticiones que ustedes nos demandan. La variedad de peticiones es amplia; vamos desde el visitante impaciente que antes de preguntar quiere saber dónde está la persona a quien viene a ver, hasta el visitante (normalmente, persona mayor) que, por no ofender, casi no se atreve a preguntar, pasando por el que viene buscando a alguien de su pueblo, hijo del tío tal, que trabajó en tal o cual sitio, imagínense, labor de detective pura y dura.

Otra de nuestras labores más importantes es la de atender la centralita telefónica, eje principal de comunicación entre ustedes y el resto de departamentos de la residencia. De nuestra rapidez, a veces; de nuestro conocimiento del resto de departamentos, y de nuestra paciencia, siempre, depende, en gran medida, el grado de satisfacción y cordial atención que ustedes perciben de nosotros. A veces no resulta fácil, pero con un poco de mano izquierda por nuestra parte, y otro poco de comprensión por la suya, se logra entre todos un buen entendimiento y, en definitiva, una mejor solución para los problemas, quejas y dudas que sus y ahora nuestros mayores puedan tener, pues son ellos, en definitiva, a quienes nos debemos y a los cuales dedicamos nuestro mejor saber hacer, para su bienestar, ahora en esta, su nueva casa, sea indefinida o temporalmente.

“Intentamos saber todo sobre nuestros residentes y donde se encuentran en cada momento para poderles atender con la mayor rapidez posible”.

Tampoco debemos olvidarnos de esos familiares pequeños y bajitos, esos que quizá no disfrutaron de los mejores momentos y facultades de sus abuelos, esos que vienen con la ilusión de verlos y a los que, por muchos días que vengan, no deja de sorprenderles nuestra fuente, con su ruido o con sus peces. Los cuentan y persiguen una y otra vez, como si ellos mismos llevaran el padrón piscícola, los cuentan una y otra vez “tres” grita uno, “no hay cuatro” contesta otro. Todos quieren tener la razón y, sobre todo, siempre están a la espera de ese descuido del mayor para poder meter la mano en el agua, ¡qué poderosa atracción tendrá el agua!.

También esperan con inquietud la llegada de los últimos meses del año, sobre todo los más pequeños, por aquello de venir al mostrador a pedir los limcasazos. “Dame un billete” dicen unos a otros, en cambio, más tímidos, hay que adivinar lo que vienen a pedir con aquello de “¿qué quieres?” ,“¿un billete de que?” La verdad es que para ellos no es una palabra fácil de pronunciar.” Limcasazos, “¿qué querrá decir?”. Se preguntarán por eso, la mayoría pide simplemente un billete y no ansían otra cosa que juntar el mayor número posible de ellos, como si pudieran gastarlo en chuches. Ver la cara de ilusión de alguno de ellos al recibirlos solo es comparable con la que ponen sus abuelitos al recibir la visita de sus familiares y allegados. Hagamos que esas caras se mantengan en el tiempo, tiempo que por ley natural, será corto para algunos. Pongamos entre todos la parte que nos corresponda para que puedan sentirse como ese niño que por fin metió la mano en el agua.

2018-04-03T10:26:01+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Llámenos
Ubicación